Cómo ablandar la sepia, calamar y pulpo

Cuando compramos sepia, calamar o pulpo, si no hacemos algo previamente a cocinarlo, lo más probable es que nos quede duro... y cuando digo duro quiero decir casi incomible.

Para evitar que nuestro delicioso plato quede en un sonado fracaso hay un par de cosas que tenemos que hacer un poco antes de guisarlo.

En primer lugar y después de limpiarlo como si lo fuéramos a cocinar ya, lo congelaremos. Es conveniente que esté en el congelador un par de días. Pasado ese tiempo, lo sacamos, metemos en el frigorífico y lo descongelamos con normalidad. Cuando ya esté como cuando lo compramos, lo cocinaremos.

El congelarlo es para que se rompan los nervios, que son los que luego harán que esté duro sin remisión.

Lo guisamos a nuestro gusto pero... añadiremos, al principio de la cocción, un tapón de corcho limpio y sin estrenar (que tampoco tenga ningún tipo de plástico) al caldo y lo dejaremos allí hasta que vayamos a emplatar, momento en que sacándolo lo desecharemos. El por qué de ese tapón de corcho es porque golpeará constantemente a la sepia, pulpo o calamar, terminando de ablandarle.


Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".