Conseguir que la miel caiga de la cuchara

Todos hemos comprobado que cuando cogemos la miel con una cuchara, cae una parte pero siempre, siempre, se queda casi la mitad... en la cuchara; y es entonces cuando con ayuda de un cuchillo, una espátula u otra cuchara, tratamos de hacer caer ese resto.

Bien, pues para que caiga prácticamente toda la miel sin problemas (y sin ponernos de los nervios), hay un truco muy sencillo: antes de meter la cuchara en la miel y cuando aún está limpia y seca... untarla con un dedo con aceite de oliva, por delante y por detrás (salvo el mango, claro está). Y ahora sí... a poner miel!.

Más fácil imposible.




Comentarios

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".