La mezquita rosa de Filipinas

Reconozco que en el primer momento en que he visto la imagen no he podido evitar pensar que el photoshop estaba presente: no podía ser que una mezquita, fuera del lugar que fuera, tuviera ese color rosa intenso. Así que sin muchos ánimos de encontrarla, me he puesto a buscarla. Ni qué decir la sorpresa que me he llevado al ver que era real, que existe... y que su sorprendente color no es fruto de ninguna mente calenturienta. O sí.

Es dificilísimo en muchas ocasiones incluso a pesar de la magia de Internet y de papá Google, encontrar información sobre sitios y lugares lejanos, sobre todo en pequeñas ciudades que apenas es posible ubicar en un mapa, y menos si pertenecen a países que no interesan demasiado a nadie. Si colocas el nombre de un edificio o monumento, y según el turismo, la relevancia, y el interés monetario que produzca, es posible que encuentres miles de páginas con información que muchas veces (demasiadas) están simplemente copiadas de un sitio a otro sin el menor recato. Pero hay otras ocasiones en que no encuentras nada de nada; y ese es el caso de hoy.

Las imágenes de algo más abajo corresponden a lo que es llamada Mezquita rosa de Filipinas, y cuyo nombre real es Masjid Danauk. Está situada en la localidad de Datu Saudi Ampatuan, en la provincia de Manguidanao, en Filipinas. Cuenta con algo más de veinticuatro mil habitantes, salvo cuando se produce el "ramadán" y miles de peregrinos se desplazan para orar en ella.

La mezquita es de muy reciente creación, al igual que el pueblo que se construyó el año 2003. El lugar santo fue terminado el año 2014. La idea de elevar ese monumento musulmán fue fruto de la mente de quien era su alcalde por aquel entonces, Samsudin Dimaukon, quien murió a últimos del 2016 en un enfrentamiento con la policía por un asunto de drogas, y que donó las tierras familiares en que se construyó.

Repito que la información sobre la mezquita es muy escasa, confusa, y quizás (aunque personalmente no lo entienda) por ser de reciente construcción de poco o nulo interés. Lo de su color rosa parece que viene por el sentido que se le da a ese color de amor, unión y amistad; algo así como el deseo de que toda la humanidad se lleve bien.



La mezquita rosa en todo su esplendor


El interior... también rosa


El alcalde que ordenó su construcción

1 Comentario:

Verónica Calvo 13 de mayo de 2017, 15:40 » ((Responder al comentario)) »

No sé qué decir...
En India he visto muchos edificios rosa pero jamás de un rosa tan rosa como este.
Lo que te digo, Chesana, sin palabras :D

Besos.

Publicar un comentario

Volver a "El rincón de Chesana".